MINISTERIO DE MISIONES

El Ministerio de Misiones es la respuesta al llamado de Dios, de ir a predicar el evangelio a toda criatura y a hacer discípulos, llevando ayuda material, física, emocional y espiritual, mostrando el amor de Cristo en medio de cualquier necesidad.

 

Las Misiones son el trabajo que quisieran hacer los ángeles de Dios, pero que Dios nos ha dado el privilegio de hacer.

 

Son una labor que otras personas de otros países están realizando aquí y en otros países y en regiones lejos del suyo. Igualmente son una labor que han hecho antes de nosotros, personas que aman a Dios y aman su obra; una obra que es para la eternidad. Es salir tal vez dejando la comodidad, llevando la semilla pero apuntándose a volver trayendo con regocijo las gavillas, es decir, trayendo la cosecha. Sintiendo que podemos servir al Señor, que podemos ser útiles en su obra, porque muchos son los llamados y pocos los escogidos.

 

1. DEFINICIONES

  • Misión:
  • Misiones u Obra Misionera:

Es la actividad de la Iglesia para proclamar y mostrar el reino de Dios al mundo.

Es responsabilidad de cada cristiano, la predicación del evangelio.

Dios es el que envía. Mateo 9:38

Pero Dios es también el enviado, en la persona de Cristo. Juan 17: 18-19, 1ª. Juan 4:9-10

Dios Comisiona (co-misión) a la Iglesia. La Iglesia es enviada por Dios en una misión y colabora con Dios para enviar misioneros. Marcos 16: 15-16, Mateo 28: 19-20

Dios elige los misioneros y responsabiliza a la Iglesia para apoyarlos. Lucas 10:1.

 

2. CONCEPTOS ERRADOS A CERCA DE MISIONES

Creer que las Misiones son la intención de una minoría.

Hay dos conceptos errados que han causado el mayor daño:

  1. Creer que la obra misionera es un encargo “súper especial” para personas “extraordinarias”
  1. Creer que la obra misionera se puede “delegar“

 

No hay que esperar a tener el rótulo de “misionero”, para empezar a cumplir el mandato misionero de Dios.

 

3. COMO, CUANDO, DONDE Y CON QUE RECURSOS SE HACEN MISIONES.

 

¿COMO SE HACEN MISIONES?

Acercándonos a toda persona, conocidos o no. Necesitados o no. Interesándonos por su condición. Sintiendo el amor de Dios por las almas. Permitiendo que el amor de Dios nos lleve a sentir amor por las almas. Sabiendo que si murieran sin conocer a Dios, irían a la perdición eterna.

 

Se hacen como se hace la obra de Cristo. Cómo el Señor nos enseño. Yendo a diferentes lugares, comenzando con las familias de nuestra comunidad. Ir con corazón dispuesto para predicar, enseñar, sanar, liberar. Con corazón compasivo por las multitudes. Con disposición de tiempo (Mateo 3:1 y Mateo 9:35).

ü Se necesita tener un corazón sano y fuerte.

ü Se necesita tener visión de los pueblos que no conocen a Cristo.

ü Se necesita tener disposición de servicio.

ü Se necesita actuar y poner a trabajar los dones que el Señor nos ha dado.

ü Se necesita servir. Cuando? Ahora. En donde? Aquí. Con qué? Con lo que tengo.

ü Se hace lo más pronto posible.

ü Se necesita orar, interceder por las vidas. Se necesita usar los dos recursos: oración y trabajo.

ü Se necesita estar conscientes de quién es la obra y para quien es el trabajo que se va a realizar.

ü Se necesita aceptar el llamado que nos hace el Señor para ir a los campos, a la mies.

 

¿CUANDO SE HACEN MISIONES?

En todo momento de oportunidad. Cuando vayamos a otro lugar. Cuando llegue a nuestra casa una visita. Durante una salida. Cuando alguno tenga una necesidad y se pueda suplir. Cuando Dios provea la oportunidad de realizar un viaje a otro lugar. Cuando vayamos lejos o cerca y podamos hacerla obra.

 

 ¿CON QUÉ RECURSOS SE HACEN MISIONES?


Con recursos humanos, personas como nosotros, llamadas, preparadas, ungidas, enviadas por el Espíritu Santo. Capacitadas por el Señor por su palabra. Con Conocimiento, de las necesidades y condición de otras personas.

Con recursos financieros propios y/o aportados por la Iglesia local o por personas comprometidas con el ministerio. También con recursos tales como ropa, comida, medicamentos, y todo lo que Dios por su amor provea para esta labor.

 

¿DONDE SE HACEN MISIONES?


En todo lugar. En el hogar, nuestra familia, nuestro barrio, ciudad, país, el mundo entero. Hechos 1:8.