REFLEXIÓN PASTORAL DE ESTA SEMANA

LA TRANSICIÓN DE LA UNCIÓN A LA GLORIA.

 

DESCANSANDO EN DIOS. Cuando experimentamos la gloria - cuando Dios en su soberanía escoge trabajar solo- ése es el ámbito de descanso; es cuando no podemos “hacer” nada, excepto adorar. TRABAJAMOS BAJO LA UNCIÓN, PERO DESCANSAMOS EN LA GLORIA DE DIOS. Recuerdo en una ocasión estamos concluyendo una semana vacacional con cerca de cien niños, fue una semana con mucho trabajo por las actividades con ellos, nos reunimos para finalizar este tiempo, en el primer coro de adoración bajó la presencia de Dios, su Shekhiná. Fue su nube, la vimos todos los que estábamos en este lugar reunidos. Los niños y maestros entraron en un tiempo tan glorioso de adoración, cantico nuevo, arrepentimiento, postración, llanto. Muchos no sabían que era lo que pasaba. Fue un tiempo de descanso y deleite de Su presencia. Algunos niños solo decían; perdóname, perdóname y se postraban. Fue cerca de dos horas, los padres estaban afuera esprando a sus hijos, muchos niños testificaban el tiempo tan maravilloso en la presencia de Dios. Que experiencia tan maravillosa. ¡Esto es lo que pasa en la gloria! LA UNCIÓN FUE DADA PARA SANAR A LOS ENFERMOS, PERO EN LA GLORIA ESTAMOS CUBIERTOS CON UNA INMUNIDAD SOBRENATURAL A LAS ENFERMEDADES. Cuando la gloria está presente, en lugar de estar agotados, nos sentimos frescos al final del servicio. Eso es porque Dios está operando directamente, no a través de nosotros. CUAL ES LA DIFERENCIA ENTRE GLORIA Y UNCIÓN. *La unción es para la tierra y solo opera en nuestro mundo. La gloria testifica de los poderes del siglo venidero porque es la atmosfera del cielo. Así como el aire es la atmosfera de la tierra, la gloria es la atmosfera del cielo. *La unción nos prepara para la gloria. La gloria es la presencia de Dios. *La unción nos da la habilidad o el poder para pararnos en Su presencia; la gloria es Su presencia. *En la unción trabajan el don y la fe de un hombre. En la gloria es Dios mismo trabajando. *En la unción, la fe pone demanda sobre el manto de un hombre; en la gloria, la fe pone la demanda sobre la presencia de Dios. *La unción nos fue dada para sanar a os enfermos, pero en la gloria de Dios la enfermedad es ilegal. *En la unción Jesús es el sanador, en la gloria Jesús es el creador. *En la unción trabajamos, pero en la gloria adoramos y descansamos. *La unción nos fue dada para decapitar gigantes; en la gloria los gigantes no entran. *En la unción sentimos cómo el poder de Dios sale de nosotros; en la gloria el poder sale de Dios mismo. Cuando operamos en la unción por mucho tiempo, nos sentimos físicamente agotados, porque la gente pone demanda sobre la unción de Dios en nosotros, y esta saca todo lo que tenemos dentro, nos quedamos vacíos; es lo mismo que sucedió a Jesús cuando una mujer toco su manto. Luego Jesús, conociendo en sí mismo el poder que había salido de él, volviéndose a la multitud, dijo: ¿Quién ha tocado mis vestidos? Marcos 5:30. Cuando operamos en la gloria no nos sentimos cansados, sino que estamos llenos de fuerzas, porque es enteramente Dios haciendo las obras por Su gloria; allí Él no usa nuestra humanidad. La unción es el poder divino dado a Sus siervos para cumplir el llamado de Dios en la tierra. Continuará próxima semana  

                                                         

Pastora Maria de Machuca