REFLEXIÓN PASTORAL DE ESTA SEMANA

LA FE: PRIMERA DIMENSIÓN DE LO SOBRENATURAL

 

¿QUE REPRESENTA LA DIMENSIÓN NATURAL? ¡LA FE ES AHORA! El ámbito espiritual es eterno, permanente y opera en un perenne “Ahora” o presente continuo. Para entender mejor este concepto diferenciemos la dimensión natural y la eternidad. La dimensión natural es como una línea recta, que tienen un principio y un fin. La eternidad es un círculo, sin principio ni final. Cuando entremos en la eternidad todas las cosas son; ése es el hábitat de Dios, donde no existe tiempo. Él puede traspasar al tiempo; no es donde vive, pero puede venir cuando quiera. Sin embargo, Él siempre habla a la existencia desde el ámbito eterno. Isaías 57: 15. La fe nos permite cruzar la línea del ámbito natural y alcanzar la eternidad. Nosotros tenemos que decidir en qué ámbito queremos vivir: en el ámbito del tiempo o en el ámbito de la eternidad. Si caminamos en la dimensión espiritual, recibiremos en el mundo natural todos los beneficios que Jesús proveyó a través a de la cruz. En la dimensión espiritual, todo es, todo está hecho, todo está completo: salud, liberación, prosperidad, salvación, fortaleza, paz y toda la provisión, material, emocional y espiritual que podamos necesitar es esta tierra; todo ya fue provisto por Jesús en la cruz ¿Cómo podemos traerlas a la tierra? Únicamente por medio de la fe. ¿Que representa la dimensión natural? Lo visible representa nuestro ambiente, por eso necesitamos un rompimiento traspasar la barrera del tiempo, del espacio y la materia; para salir de nuestro ambiente, donde el tiempo nos ha esclavizado a sus leyes. Necesitamos ser libres de las ataduras que nos mantienes sujetos a los sentidos. No tenemos que oler, sentir, gustar, oír o ver, para creer. Si sabemos que la fe es, entonces lo imposible será posible, porque la fe tiene dominio y control sobre las leyes del tiempo, espacio y materia. ¡La fe es ahora!, La fe es el pasado y el futuro reunidos en el presente, lo cual constituye el ahora. Éxodo 3: 14; Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros. Dios no necesita el tiempo: Él habita en el ahora. No necesita el día ni la noche para obrar. Desde el punto de vista de Dios su futuro puede invadir su presente. Una de las razones por las que no vemos manifestaciones sobrenaturales en la iglesia, como milagros, señales y maravillas, es que todo esto toma lugar en el ahora y nosotros vivimos esperando que esas cosas sucedan en el futuro. Hay un gran número de hombres y mujeres de Dios que siempre hablan en futuro; dicen que Dios traerá avivamiento, que hará agrandes maravillas, que nos visitará con su gloria; usan un lenguaje que constantemente está en el futuro, NO… ¡La fe es ahora! Podemos creer que Dios está trayendo un avivamiento ¡ahora! Que Dios está haciendo milagros ¡Ahora! Que la cosecha más grande de almas que jamás hayamos visto en la historia de la iglesia es para recogerla ¡Ahora! La fe comprime el tiempo, por tanto, aquello que normalmente tomaría un año, lo hace en un día. Todo es de acuerdo con nuestra fe. La fe es el radar de Dios en el creyente para determinar la distancia y tiempo entre lo natural y lo sobrenatural, lo visible y lo invisible. Job 22-28; Determinarás asimismo una cosa, y te será firme, Y sobre tus caminos resplandecerá luz. Continuará próxima semana   

 

Pastor Maria de Machuca